¿Qué es la Torá? Responder

Por David Sacca

Los seres vivos se adaptan al medio en que viven para asegurar la supervivencia de la especie. Es curioso que, contrario al sentido común, los que sobreviven no son necesariamente los más fuertes, sino los que mejor se adaptan a los cambios. Esta es la teoría de la evolución por selección natural y fue formulada por Charles Darwin.

Hay un ser que por estar desprovisto de facultades que le permitan sobrevivir naturalmente (por ejemplo, no nace con ropa para protegerse del frío, a diferencia de los demás animales), y esto por no tener tanta capacidad para adaptarse físicamente a la naturaleza, desarrolló una inteligencia que le permitió adaptarse a todos los ecosistemas, como ninguna otra especie. Este ser es el hombre.

Leer más

¿Para quién es el rezo, para Dios o para el hombre? Responder

Por David Sacca

El rezo a Dios permite que el hombre filtre sus pensamientos positivos de los pensamientos negativos, porque al tener que dirigirle la palabra a Dios y hacerle sus pedidos, se verá obligado a ennoblecer su corazón. De la misma forma que un hombre para presentarse ante un rey y hacerle un pedido se pondrá sus mejores ropas y se cuidará de no tener ninguna mancha.

El rezo no produce un cambio en la voluntad de Dios en tornarla en beneficio del que ora, porque Dios está por encima de todo fenómeno cambiante. El cambio que causa el rezo es en la condición del hombre que reza transformándolo en un hombre más noble.

Leer más

No se trata de creer, sino de creer bien Responder

Por el Rabino Isaac Sacca

Los paganos no creían en el bien y el mal, la vida consistía en satisfacer la voluntad de los dioses y, para colmo, estos no tenían reglas claras, no existía una conducta determinada conocida para los hombres que constituyera el deseo de los dioses. Por eso, la creencia pagana venía acompañada de otras creencias absurdas, como la adivinación, la consulta a los dioses, la invocación a los muertos y demás incoherencias que, en el contexto de esa ignorancia, era paradójicamente coherente ya que no tenían otra manera de saber que hacer sin indagar el futuro o averiguar qué decían los dioses o los muertos.

Leer más

La luz del Shabat nos permite ver y conectarnos Responder

Por el Rabino Isaac Sacca

El encendido de la Menora en el santuario simbolizaba que sólo a través del contacto con Di-s, que reposaba su magnificencia en el santuario, era posible percibir la realidad de la vida y, por ende, descubrir cómo obrar, en función de ese conocimiento.

Muchas veces los estados anímicos nos impiden percibir la realidad de lo que nos sucede y de lo que sucede a nuestro alrededor. No es que sea difícil, es imposible percatarse de la verdad de nuestro entorno o nuestro interior cuando los ánimos no están en armonía.

El santuario, que simboliza la conexión del hombre con El Creador, la oración, reflexión, meditación, el rezo y estudio, es la forma que sugiere la Torá para poder ver la realidad.

Leer más