Los méritos de la sociedad 3

Por David Sacca

Si uno quiere conocer a una especie, no alcanza con conocer a un solo integrante de la misma. Para conocerla integralmente, hay que conocer a los individuos de ésta en su hábitat natural conviviendo entre sí. Es a través de la interacción de los individuos entre si y con otras especies que se puede tener una visión integral de la especie. Por ejemplo, cuando los pájaros vuelan en bandada, lo hacen de una forma especial, entre todos ellos forman una V, un fenómeno que observando volar a un solo pájaro no se podría conocer.

Leer más

El amor es beneficioso para el hombre cuando ama a todos 1

Por David Sacca

Hay que tener en cuenta que el hombre no es sólo su presente, sino también su potencial. Todos los seres de Dios tienen potencial para ser nobles. Dios creó el mundo perfecto. Y aunque luego el mundo se corrompió, su potencial sigue intacto. Es por eso que el hombre siempre puede retornar al camino del bien, aunque se encuentre sumido en una vida de perdición. Porque el potencial del hombre permanece puro como Dios lo creó.

Leer más

No se trata de creer, sino de creer bien Responder

Por el Rabino Isaac Sacca

Los paganos no creían en el bien y el mal, la vida consistía en satisfacer la voluntad de los dioses y, para colmo, estos no tenían reglas claras, no existía una conducta determinada conocida para los hombres que constituyera el deseo de los dioses. Por eso, la creencia pagana venía acompañada de otras creencias absurdas, como la adivinación, la consulta a los dioses, la invocación a los muertos y demás incoherencias que, en el contexto de esa ignorancia, era paradójicamente coherente ya que no tenían otra manera de saber que hacer sin indagar el futuro o averiguar qué decían los dioses o los muertos.

Leer más

Di-s sólo quiere nuestro bien, no que lo idolatremos Responder

Por el Rabino Isaac Sacca

El monoteísmo vino a erradicar la idea errónea de la existencia de varios poderes que dominaron la vida, a quienes los hombres deberían rendir pleitesía para conseguir sus favores.

La vida dependía de los caprichos de los dioses, actitud carente de toda lógica y sentido común. No se tenía en cuenta la moral y ética, sino sólo el capricho de los ídolos.

El conocimiento en un solo Di-s anhelaba aniquilar esa cultura bárbara que generaba inmoralidad y muerte entre los hombres. Que los alejaba de la razón y de la ley natural que enseña que el esfuerzo, la dedicación y la bondad son el medio para acceder al bienestar y el éxito físico, espiritual, temporal y eterno.

Leer más

La idolatría de los creyentes 1

Por el Rabino Isaac Sacca

Las personas religiosas parecen cada vez más tratar a Di-s como un ídolo, aunque totalmente inconsciente de que lo están haciendo.

Violan la más grave prohibición (“No rindan culto a otros dioses”) con plena confianza de que están verdaderamente sirviendo a Di-s.

Muchos de nosotros somos religiosos, porque creemos que es la mejor póliza de seguro y garantía de una vida relativamente fácil, con no demasiados baches en el camino. Para lograr este objetivo, sí hacemos un trato con Di-s: Yo observaré tus mandamientos, y Tú vas a hacer lo que yo quiero.

Leer más

Ser judío Responder

Por el Rabino Isaac Sacca

¿Qué es ser judío?

¿Qué condiciones y requisitos hay que cumplir, qué estudios hay que tener?

Estas preguntas surgen porque definir el ser judío es un problema que genera muchas definiciones subjetivas. Cada uno tiene distintas definiciones sobre lo que es ser judío.
¿Cómo definiríamos objetivamente qué es ser judío?

Ser judío, ¿depende del sentimiento, de la formación, el nacimiento, la religión o de otra cosa?

¿Es lo que nos dice nuestro corazón? ¿La que dicen nuestras costumbres, nuestras familias, los clubes, las instituciones judías?

¿Dónde tendríamos que buscar para conocer bien una definición exacta y precisa sobre quién es judío?

Leer más

¿Para qué sirve el Mesías? Responder

Por el Rabino Isaac Sacca

¿En qué consiste el anhelo del pueblo judío de la era mesiánica?

Apenas el pueblo de Israel salió de Egipto, sólo 49 días después, se le entregó la Torá y el pueblo empezó a gozar de una sensibilidad extrema en la cual percibían más cerca y más latente la presencia de Dios, llamado en hebreo la Shejiná.

Después de las transgresiones cometidas por el pueblo en el desierto, Dios decide eliminar esa sensibilidad del pueblo, porque es más grave transgredir poseyendo esa sensibilidad, que no poseyéndola, aunque esa sensibilidad ayuda a elevarse, sólo es buena si se eleva. Pero si no se eleva espiritualmente, y transgrede, la falta y el perjuicio es mayor.

Leer más