La luz del Shabat nos permite ver y conectarnos Responder

Por el Rabino Isaac Sacca

El encendido de la Menora en el santuario simbolizaba que sólo a través del contacto con Di-s, que reposaba su magnificencia en el santuario, era posible percibir la realidad de la vida y, por ende, descubrir cómo obrar, en función de ese conocimiento.

Muchas veces los estados anímicos nos impiden percibir la realidad de lo que nos sucede y de lo que sucede a nuestro alrededor. No es que sea difícil, es imposible percatarse de la verdad de nuestro entorno o nuestro interior cuando los ánimos no están en armonía.

El santuario, que simboliza la conexión del hombre con El Creador, la oración, reflexión, meditación, el rezo y estudio, es la forma que sugiere la Torá para poder ver la realidad.

Leer más